No solo es actualizar la Ley General del Deporte 356-05; también las Actitudes y Egos. "No se echa vino nuevo en odres viejos"

Imprimir

Emmanuel García Musa, septiembre '20.

Ya señalamos lo abarcadora, pretenciosa y amplia que es la Ley General del Deporte (356-05), se quiere plantear con una precisión milimétrica, por lo que sostengo que su revisión, y la modificación resultante, debe ir a lo puntual, lo realizable, paso a paso y no que genere debates más profundos y sectoriales, y complicaciones legales.  No hemos visto un análisis previo de la inoperancia de la actual ley, puntual, abierto y sincero, arrojaría luz al nuevo camino.

 

Partiendo de que la administración y control de los recursos generalmente es facultad del Ministerio de Deportes (MIDEREC) y no avistamos un despojo real  de esta prerrogativa, el pretendido Consejo Nacional de Estrategia Deportivo (CONED) sin asignación e independencia presupuestaria directa, solo sería una ilusión.    Por lo que:

 

 

Qué hacer con aquellos dirigentes y funcionarios que no respetan la normativa, ni estatutos, ni leyes? Y nadie se atreve a contradecir o advertir.  Nos hemos ganado una ley progresista?  Aprenderán las organizaciones a reclamar sus derechos en justicia o seguirán callados para quedar bien o porque circunstancialmente favorece?  Cultura, ignorancia, miedo o conveniencia?

Quiero ser positivo, hay que serlo, hay que dar el siguiente paso; pero, también llegó el tiempo de revisar y modificar la mentalidad de los actores de siempre.

"Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo" Alexei Tolstoi