Renuncia prevista no es sorpresa. El Olimpismo es valores y respeto.

Imprimir


Emmanuel García Musa. Enero/21


En el pasado mes de agosto bajo el título ¨Acuerdos o recuerdos vs. Valores Olímpicos¨, advertíamos que ante la especial conformación del actual Comité Ejecutivo del Comité Olímpico Dominicano (COD) se deducía que verbal o escrito, real o no y las declaraciones que en su momento dio su actual Presidente en el proceso electoral del 2018, evidentemente debió existir un acuerdo de renuncia, y se dice que específicamente fue para el pasado mes de diciembre del 2020. 

Referimos, también, que había que evitar caer en una situación de ingobernabilidad e irrespeto a la solemnidad olímpica, por lo que se debía imponer el buen juicio, la comunicación y hasta la negociación. Por igual, nadie se pregunta o no se quiere recordar, qué pudo motivar un acuerdo, ni la importancia y razones del mismo en su momento, o sea, previo a las elecciones del 2018.

Concretizada y hecha pública la referida renuncia, efectiva al corriente mes de enero, el Presidente cumplió con su palabra, dando ejemplo de respeto y compromiso con los valores olímpicos y, porqué no, a la palabra empeñada, elevando su imagen y ratificando su calidad de ser miembro del Comité Olímpico Internacional.

Para muchos, sin embargo, su decisión les ha sorprendido, aspirando, incluso, a impedirla sin medir consecuencias. Lamentablemente quienes desconocen el estamento y valores olímpicos, quienes solo se han quedado en simples dirigentes o allegados, desconocedores, por conveniencia o desinterés, de los valores, filosofía y escuela olímpica son los sorprendidos, ¿no sería esta desconexión y desconocimiento la real sorpresa?  Solo la firmeza de criterios y convicciones da la fortaleza para ponerse por encima de todo tipo de presiones e ideas descabelladas. 

Me pregunto si ¨los sorprendidos¨ se han detenido a pensar en las repercusiones a la gobernabilidad del COD que provocarían sus desvirtuadas aspiraciones?, en el desprestigio y desconfianza que recaería sobre el Presidente?, en la protección de la institución?, en el respeto al juego limpio, a los stakeholders, patrocinadores y colaboradores? 

Esta sociedad, y en especial el sector deportivo, amerita de referentes, de dirigentes comprometidos con el olimpismo y los valores que sustentan su filosofía, con el servicio, asumir la cultura de buena gobernanza, romper con la práctica de interpretar las leyes y estatutos a la conveniencia personal y del momento, de la perpetuidad y de valerse de las organizaciones deportivas para fines distintos a su misión, valores y objetivos.

Enhorabuena Presidente,


¨La mejor forma de cumplir con la palabra empeñada es no darla jamás¨ Napoleón Bonaparte.